lunes, 13 de octubre de 2014

La lechuga y la col


  • Introducción:
Una vez pasado el verano y con estas temperaturas que nos acompañan es tiempo de la hortaliza de otoño. En este caso nos centraremos en la col y la lechuga, dos verduras que se cultivan principalmente en primavera, pero que en otoño también puede darse. Son dos cultivos muy sencillos y con la temperatura y las lluvias que se están produciendo en estos tiempos se desarrollan solas.

  • Cultivo de lechugas y col:
La gran mayoría de los hortelanos solemos comprar el planton, es decir la planta en pequeña y la colocamos en el huerto. Estos dos cultivos no precisan de tierras muy fértil, ni abonados, simplemente tener toda la hierva quitada para que así se crié de mejor forma y mas rápida. Comenzaremos por eliminar la hierva y cavar la tierra, para así que quede suelta, evitemos que la tierra contenga mucho barro, ya que no quedara bien. 

A continuación guiándonos por un patrón, cuerda o fila las colocaremos con una separación entre ambas de 20 a 25 centímetros entre una y otra, tanto para coles como para lechugas. Las colocaremos con el zacho de manera que al colocarla quede la raíz enterrada y al ser posible las hojas no se llenen de tierra. En el caso de tener la tierra muy seca conviene mojarla o regarla.

  • Recolección:
En la mayoría de los casos y con el agua y temperatura que estan viniendo el crecimiento va a ser muy rápido y estarán listas antes de que comiencen las heladas, debido a que cuando comiencen las heladas se estropea el cultivo dañándose las hojas.