jueves, 24 de noviembre de 2016

Cebollas de primavera o frescas

Si vemos los tipos de cebollas que podemos tener en nuestro huerto las podemos clasificar en dos tipos, las que se consumen frescas y aquellas que se dejan secar. En mi tierra la mas comun para dejar para seca es la valenciana, la cual se planta en primavera y se recolecta a finales de verano. Esta cebolla aguanta casi todo un año y suelen ser de buen tamaño. En el caso de la cebolla fresca suele ser la variedad babosa, la cual no suele ser buena para el cultivo de seco ya que se quedan huecas y se estropean antes. Estas suelen sembrarse en otoño y se suelen comer segun se arrancan, ya que asi tienen todas sus propiedades y mejor sabor. 

La siembra suele hacerse en ambos casos igual, como hemos visto en entradas anteriores, suele colocarse el planton en surcos con separacion de unos diez a doce centimetros y una distancia de no mas de treinta entre surcos. Este cultivo de otoño e invierno suele tener un crecimiento lento debido a las temperaturas y luminosisdad y su mayor explendor lo tienen a finales de invierno principios de primavera las cuales estan ya en su punto de maduración. Este cultivo apenas tendra requerimientos, ya que si la pluviosidad media es regular se mantienen casi solas, ademas de que en la estacion de plantacion suele existir menor indice de hierbas y por ello es menos trabajo. 

martes, 22 de noviembre de 2016

Semillas

Tras la extracion y secado de las semillas muchos se preguntan que cual es el mejor lugar en el que conservarlas para el año venidero y la verdad es que no le falta razón. Lo imprescindible que debemos de tener encuenta es que no exista humedad en las semillas, ya que la humedad hara que germinen y por lo tanto se estropeen. El mejor lugar para guardarlas suele ser un bote hermetico preferentemente de cristal o plastico en el que podamos echar un vistazo a las semillas de vez en cuando. Tambien es recomendable alejarlas de la luz, ya que una incidencia directa y prolongada puede estropear las semillas.

jueves, 3 de noviembre de 2016

Los camellones para las lechugas

A la hora de sembrar las lechugas en la mayoria de los casos siempre se hacen en llano y la verdad tiene su ventaja cuando el riego es por goteo o incluso por aspersion. Sin embargo en el caso de llegar a querer regar a pie o por inundacion debemos tener en cuenta que deberemos hacer un surco o marina. Por ello cuando la intencion de regar a pie existe lo mejor es hacer un camellon o marina que consiste en marcar dos surcos en la tierra uno paralelo al otro con una distancia de unos treinta a cuarenta centimetros y echando la tierra hacia dentro haciendo lo que se denomina como marina. Con ello lo que conseguimos es que nuestro cultivo quede en dos filas paralelas a los surcos y que al regarlas no toque las hojas. Ademas en invierno evitaremos que se encharquen en caso de lluvia abundante lo que puede estropear nuestras plantas.